Los buenos Life Squeezers seleccionan las mejores naranjas para exprimir…

Mira que lo intento , pero es que no hay manera de que haga solo una cosa a la vez; no lo puedo evitar, no sé si es porque tengo demasiadas cosas que hacer o porqué mi cerebro ha sido programado para no desconectarse nunca y estar saltando de una idea a otra  continuamente

Si me pongo a pensar detenidamente al respecto; esto no es algo nuevo , sino que me ha pasado siempre. 
Si me remonto a mi época de estudiante universitario , era capaz de estar escuchando detenidamente las explicaciones del profesor, tomar apuntes con una calidad más que aceptable ; y a la vez, estar hiperatento, como no, a las preguntas de mi encantadora compañera de estudios  (“Un beso Marga”). 
También, en aquella época , me llamaban “culo de mal asiento” porque cuando salíamos de bares , en lugar de disfrutar del momento , estaba más interesado en movernos al siguiente bar de la peregrinación …por aquello de que  seguro que el ambiente sería mejor.
O cuando jugaba al Trivial , mi memoria me sorprendía hasta mí mismo ,  y era capaz de contestar a preguntas , sin saber muy bien porqué  conocía la respuesta …simplemente la sabia y la decía …las respuestas habían quedado en mi subconsciente…sin conocer cuando, ni cómo había tenido contacto con la pregunta en cuestión 
O cómo cuando era capaz de acordarme de los actores , directores y de la banda sonora de multitud de peliculas…y participar en concursos de la radio.
Claro que eso cuando eres más  joven , te lo puedes permitir , tú cerebro está preparado y fresco para hacerlo funcionar a tope …a comerte la vida, sin tiempo que perder.En esa fase de la vida primabas mucho más la cantidad, que la calidad; la velocidad en hacer la cosas a un ritmo vertiginoso , que el disfrutarlas…
Pero ahora, con el paso de los años y tras un sinfín de experiencias vividas, te das cuenta de; ya sea por obligación o por devoción ; que tu cerebro no funciona igual de rápido, que ya no eres capaz de recordarte de cosas o ideas que antaño habían llegado a tus labios de forma instantánea, y es entonces cuando eres consciente de que no te queda más remedio que adaptarte a tus nuevas limitaciones ; además tu motor además de haber perdido, aparentemente potencia, no sólo eso, sino que ha perdido también resistencia; con lo que , no sólo funciona más lento , sino que te cansas más fácilmente y te cuesta mantener el grado de concentración correcto durante tiempo….
Aunque pensándolo bien, igual estoy siendo demasiado exigente conmigo mismo, y a lo mejor el problema lo estoy planteando incorrectamente. 
A lo mejor no se trata de que mi cerebro no funcione igual de bien que en el pasado, a lo mejor y solo a lo mejor ; la realidad es que le estoy exigiendo más de lo que debo…
Porqué,  vamos a ver, si me pongo a pensar hace quince-veinte años no teníamos acceso a la ingente cantidad de  información que tenemos ahora; estamos saturados por un torrente de imágenes, impactos visuales y auditivos todos ellos a un ritmo desenfrenado que nos abocan a un colapso mental..
Y pienso, realmente lo estamos haciendo bien?, tiene sentido el dejarnos llevar por esa vorágine de impactos que no nos dejan disfrutar las sensaciones que nos producen…Esos que nos llevan a saltar de tarea a tarea , como quien dice, y antes de haber terminado lo que estamos haciendo , ya  estamos pensando en la siguiente y , a todo esto, además , si encima somos, como es mi caso, tremendamente inquietos, la lista de cosas a hacer se convierte en una retahíla de tareas imposibles de acometer en un tiempo limitado .
Qué os propongo? 
Reflexionar detenidamente, antes de ejecutar sin sentido , sobre lo que realmente me aporta lo que voy a hacer. Es más importante , como suelo decir, la calidad a la cantidad  de cosas voy a hacer
Tenemos que ser mucho más selectivos a la hora de establecer  los objetivos a acometer, siendo conscientes de que el día tiene 24 horas ; que no deberíamos dedicar más de 10 a trabajar ( fijaros que ya me curo en salud , y no digo 8, que sería lo deseable ) y que necesito sobre 8 horas para dormir ( lamentablemente , tampoco me lo aplico y el día que hago 7 ; ya es un éxito) y ,que el resto, debería de ser el tiempo que puedes dedicar a lo que realmente deseas hacer.
Eso sí, una vez hayas fijado tus objetivos o tareas, es decir aquello que vas a hacer, porque realmente es lo que te aporta, lo que te enriquece tu vida ; disfrútalo, paladealo, saborearlo y siente que realmente lo estás disfrutando y sintiendo que, eso, solo eso que estás haciendo, es tuyo y que las sensaciones que te aporta, van a quedar dentro de ti , en tus recuerdos, para siempre.

Estos pensamientos concuerdan bastante con los movimientos Slow tan en boga; a mí me gusta mas definirlos como cachitos de vida , está bien ser un Life Squeezer, pero el zumo de tu  vida , sabrá mucho mejor si seleccionas con criterio que naranjas-experiencias  vas a exprimir … Y , sin duda, que te van a aportar las vitaminas que enriquecerán tu vida y la harán más sabrosa y vigorizante.

Y tu Life Squeezer, cuándo vas a parar por un momento y vas a reflexionar sobre lo que realmente te importa…?
Pd. Escrito en el vuelo de vuelta de Ámsterdam a Barcelona del 26 de enero de 2016, escuchando a Ludovico Einaudi de su álbum “Una mattina”…tremendamente recomendable si deseas interiorizar….

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.