Cada dia soy más asocial usando las redes sociales

La entrada de hoy va sobre como controlar el tiempo que dedicamos a las redes sociales. Ya parto del hecho de que evitarlas es una utopia: “Sin ir más lejos ahora mismo no me estariais leyendo“.

El problema reside, como todo, en los excesos y el que dediques más tiempo del que, quizás,  debieras a las mismas, pasando a ser una obsesión, descuidando las relaciones sociales verdaderas. Aquellas que te obligan a mirar a los ojos al que tienes delante, o a escucharlo con detenimiento, que no oirlo,  prestándole toda tu atención,  sin distracciones de por medio.

Si a esto le añades, la vertiente multitarea estar “viendo”, por ejemplo,   series o peliculas en  cualquier  plataforma digital,   y a su vez, estar revisando el contenido de las entradas de tus proveedores sociales ( facebook, instagram, twitter, etc…), el problema se agrava exponencialmente. Tu ocio audiovisual, o mejor vuestro,  si lo compartes con alguien, está siendo interrumpido por las redes sociales, con lo que ni siquiera eres capaz de disfrutar algo poniendo todos tus sentidos y compartiendolo con quien tienes al lado.

En mi opinión las redes sociales, bien utilizadas, si que nos ayudan a socializar; el problema está cuando, como en todo, pasamos al exceso y  dedicamos demasiado tiempo a las mismas, acabamos no teniendo tiempo para la socialización verdadera, la no realizada a través de medios digitales, la que usa la “carne y hueso”.

Son adictivas;  es el nuevo tipo de droga de la sociedad actual. Su problema , es similar, al que tienes cuando abres una bolsa de patatas chips…que no puedes parar, y vas comiendote patatas, en este caso saltando de link en link , de contenido en contenido, de forma indiscriminada. Con la gravedad, de que en el caso de las patatas, la bolsa se acaba, pero en internet los contenidos son ilimitados.

Como he indicado, no propugno el eliminar su uso, si no el saber controlarlas, midiendo el tiempo que destinamos a las mismas. Por ello, a continuación, os propongo algunas aplicaciones destinadas a darnos consciencia del tiempo que dedicamos a las misma,  o a avisarnos y , porqué no , a bloquearnos si intentamos acceder en alguna de ellas excesivas veces.

Keepmeout : Servicio online , que funciona con cualquier navegador, y que permite configurar alertas para determinadas páginas web. De forma que nos avisa al intentar acceder a ellas en un determinado número de veces o nos avisa-limita el tiempo que estamos en las mismas.Dispone de una opción para que esté activo a determinadas horas del dia.

StayFocusd : Extensión para  Chrome , que bloquea completamente, el acceso a determinados sitios web las veces o a las horas del día que especifiquemos. Completamente configurable,  incluso para que funcione solo algunos días: entre semana o los fines de semana , por la mañana o por la tarde, o noche.

Cold Turkey es una aplicación exclusiva para entornos Windows que limita el acceso a páginas web y aplicaciones como mejor nos parezca.

Tomato Timer: Aplica la tecnica Pomodoro , de la cual ya he escrito en otras entradas sobre productividad personal. Intervalos de 25 minutos para focalizarnos en una determinada actividad, sin distracciones. Esta aplicación no bloquea páginas, sino que sigue la teoría de rendimiento Pomodoro, estableciendo un ritmo de trabajo compuesto de periodos cortos de esfuerzo seguidos de descansos muy breves.

Flipboard : Esta aplicación, nos permite abordar el tema de una forma diferente. En la misma, podemos crear “nuestra” revista con los contenidos que más nos interesan completamente agrupados. De forma que evitamos el tener que ir abriendo las diferentes plataformas : Facebook, Instagram, Twitter, Linkedin, YouTube, revistas digitales,etc..
No obstante, si bien tiene una ventaja clara, que es centralizar toda la información que nos interesa, evitando que nos podamos dispersar, más de la cuenta, la deberiamos utilizar aplicando cualquiera de las aplicaciones anteriores, no vaya a ser que sea peor el remedio que la enfermedad.

En mis proximas entradas, escribiré, vinculado al punto anterior, sobre el tiempo que dedicamos al uso diario del movil, y algunas aplicaciones que se usan para medir esto.Seguro que os quedareis sorprendido, como me he quedado yo, conmigo mismo.

Me gustaría que este articulo, os sirva, para que penseis al respecto de cómo estais usando las redes sociales, y cuanto tiempo les destinais. Y en el otro lado de la balanza, cuanto tiempo le destinais, a hablar con la persona que teneis al lado, a escucharla, o simplemente  a mirarla o tocarla (también son formas de comunicación).
O que es más importante disfrutar de una puesta de sol que estemos viendo, que “subirla” a las redes, para que otros sepan lo que haces : realmente lo estas compartiendo o sólo quieres notoriedad = likes.

Seguro que si todos lo hiciesemos un poco más, viviriamos una vida más real y menos digital.


 

REFLEXIONES SOBRE EL USO DEL MOVIL: NOS APROXIMA O NOS ALEJA?

Esta semana, me ha llegado un video de Renny Gleeson, llamado “Our antisocial phone tricks” (Nuestros habitos antisociales de usar el movil). Renny es lo que se llama un estratega social, trabaja en una empresa de publicidad, donde empezó diseñando video juegos, y se dedica a pensar con respecto al uso que se hace de la tecnologia en la sociedad.

En este video, el conferenciante, trata sobre el “mal uso” que hacemos, de la fantastica herramienta de comunicación que nos ha dotado la tecnologia: el movil. Si bien está claro que el movil, es un “must” es nuestro dia a dia, y que nos permite estar en permanente contacto, al menos en teoría,  con nuestros seres queridos y nuestro entorno laboral, a la vez, un mal uso del mismo, nos puede llevar a la paradoja de “aislarnos socialmente”.

Algunos ejemplos claros los tenemos en situaciones cotidianas como:

1.-En los bares o restaurantes donde estamos con amigos, compañeros, nuestras familias; y en muchos casos “pasamos” literalmente de ellos, cuando le hacemos más caso al smartphone de turno y , en el mejor de los casos, recibimos una llamada (que atendemos); o simplemente nos ponemos a navegar a traves de las aplicaciones de mensajería o, ya puesto, porqué no,  nos ponemos a jugar (gravisimo = estas muy enfermo).

 

2.-O cuando estamos viviendo una experiencia en primera persona con nuestra pareja o allegados, y estamos más preocupados en “inmortalizarla”. Esto no sería un problema grave, si realmente esa foto o video, la hiciesemos para tener un futuro recuerdo; el problema está cuando el cometido de la misma, no es otro, que publicarla en redes sociales. Es decir estamos más preocupados en “vender” nuestra notoriedad y experiencia , que en vivirla realmente “per se” y quedarnos con las sensaciones del momento. Que decir tiene, de las personas que se pasan los viajes, grabando continuamente en video, olvidándose de mirar en primera persona el objeto grabado, pasándo la realidad del momento por el tamiz del aparato de grabación, con el unico proposito de “martirizar” a sus amigos con el video del viaje de marras…

3.-O cuando se nos acercan nuestros hijos a pedirnos algo, y literalmente pasamos de ellos porque estamos mirando el movil. El mensaje que les transmitimos no es otro, que el decirles : “Este aparato que tengo en mis manos, es muchisimo más importante que tu…”. Luego nos quejaremos cuando, en su momento,  ese niño haya crecido y se “aisle” jugando con video juegos, chateando en su ordenador o teléfono; y en definitiva, nos pague con la misma moneda y no nos haga ningun caso. Ya lo dice el dicho : “siembra vientos, y recoge tempestades”.

Os invito a mirar el video adjunto, “Desconectar para conectar “…y pensad al respecto.

No os equivoqueis, no estoy diciendo , que los telefonos y otros artilugios, no nos hayan facilitado la vida; todo lo contrario, por mi trabajo viajo mucho, y ahora más que nunca es más fácil que nunca estar continuamente y “proximo” a tus allegados y minimizar las distancias y las roturas de comunicación que vivieron nuestros antepasados. Hace quince años, cuando marchabas de viaje, dependias, en el mejor de los casos, de una cabina de teléfonos; y hacias, como mucho, una llamada diaria. O en el caso de las comunicaciones por escrito, lo más rápido era el fax y todo iba más lento (otro dia ya hablaré del problema que se genera actualmente con esa comunicación continuada en el entorno laboral…hoy no toca). Ahora esa situación no sucede, y podemos tener una comunicación al instante con quien deseemos; lo tenemos mucho más cerca.

Lo que realmente pretendo con la entrada de hoy es que reflexionemos sobre el uso, mal uso o abuso…de esas nuevas tecnologías, que pueden llevar a lo que aparentemente es una herramienta de socialización maravillosa se convierta en todo lo contrario un detonante de la antisocialización, al provocar nuestro aislamiento aparente de las personas que tenemos a nuestro lado.

Seguramente dicho asi , igual suene alarmista, pero si os digo que hay encuestas que dicen que miramos el movil 214 veces al dia; o sea 1500 veces a la semana o lo que es lo mismo 78.000 veces al año. Lo que equivale a 3 horas y 18 minutos al dia!.
Eso solo el movil, si incluyesemos tablets, ordenadores, consolas, y otros cacharros varios, imaginaros el numero!
Igual decis, yo no, eso son los otros…bueno os propongo un experimento, instalaros la aplicación adjunta que se llama Checky y lo comprobais. Me temo que os vais a sorprender a vosotros mismos.

Muchos de nosotros, más de los que creemos, tenemos una nueva patologia que se llama Nomofobia: somos adictos al movil y tenemos miedo de salir de casa sin el dichoso cacharrito.
La situación es tan grave que se ha llegado a crear una aplicación llamada Faceup que te ayuda a atajar la adicción a internet. Es uno de los problemas más punteros en la sociedad actual, tal como se analiza en el articulo adjunto: “Comprueba si eres adicto al “smartphone”… y supéralo”

El tema es tan grave que se han llegado a inventar “falsos moviles” que no son otra cosa que maquetas de goma con el mismo peso y medidas que el movil para eliminar parte de la ansiedad a los que no pueden vivir sin movil. Se llaman “noPhone“.

Y tu cómo utilizas el movil?…

Y, ahora hazte un  favor; si has llegado hasta aqui, muchas gracias por haberme leido; pero,  levanta la cabeza y mira a quien tienes delante, habla con él o si no tienes a nadie, mira a través de la ventana y percibe con tus ojos y en “primera persona” lo que te brinda la realidad sin filtros ni cortapisas tecnológicos.