No siempre cualquier tiempo pasado fue mejor…

No siempre cualquier tiempo pasado fue mejor….

¿Conocéis el dicho de: “Cualquier tiempo pasado fue mejor”?. 
Lo decia Jorge Manrique en “Las coplas a la muerte de su padre”.

Ese dicho, es una elegía de esa nostalgia, tan en boga actualmente (grupos de antiguos compañeros del cole reencontrados gracias a las redes sociales, libros “Yo fuí a la EGB”, tiendas dedicadas a objetos habituales en nuestros tiempos más jovenes, etc…) y  que te lleva a ahondar en tu pasado idealizado; donde estabas más protegido que nunca, y tenias millones de sueños e ideales por conseguir…

No estoy de acuerdo!,  A mi me gusta lo que estoy viviendo hoy.

Quizás es porque ahora,  vivo el presente más intensamente que antaño;  la realidad es que  me encuentro en una época de mi vida, en que me siento mejor que nunca.

Hace algunos meses tuve la oportunidad de reencontrarme con mis antiguos compañeros de facultad (Facultad de Veterinaria de la Universitat Autonoma de Barcelona, promoción 1986-1991) para celebrar los 25 años de nuestro fin de carrera. Se habia organizado una jornada festiva con conferencias, encuentro y una comida en un restaurante cercano.
Tuve la oportunidad de pasear por las instalaciones donde estuve durante cinco años de mi vida  transitando cada dia, reencontrarme con antiguos compañeros….¿y sabéis? : no sentí nostalgia.

A pesar de recordar que en aquella época estaba lleno de planes, de ganas de comerme el mundo, de un gran grado de incertidumbre y motivación por saber lo que me iba a brindar mi futuro; no lo añoraba.
La realidad , es que , ahora,  sí miro atrás, me doy cuenta de lo idealista que era y de lo poco que conocía de la vida. De lo que realmente es importante en la misma (mucho menos material y más ideal).
Pensaba que la vida y la felicidad , se circunscribia a tener dinero, posesiones, poder,..  y que mi libro de ruta, a partir de ese momento, se centraba en conseguir eso.

Al final, tras muchas vivencias personales y profesionales; he aprendido que todo es mucho más sencillo de lo que pensaba. Que la vida no reside en alcanzar un estatus y un reconocimiento público. Sino que se trata de cosas mucho más simples y próximas : tu familia, tus amigos, TU y tus actitudes frente al día a día.

Que no va a venir nadie a sacarte las castañas del fuego; y que solo, tú tienes la llave de tu futuro.
Que en un momento dado te das cuentas que debes aprender a conformarte con lo que eres y lo que tienes (y no me refiero a lo material) ; y que no puedes pretender continuar buscando tu “Shangri-la” soñado eternamente.
Que en realidad, la felicidad y tu satisfacción, la tienes mucho más cerca: la gente que te quiere, la gente que te agradece por simplemente ser como eres, la gente que te valora y no te juzga.
Y con ese aprendizaje,   sientas tus bases, tus cimientos. Y tras eso , con el paso de los años, lo único que puedes hacer es “redecorar” tu vida, con algo de color, ligeros cambios en el mobiliario …pero con el pleno convencimiento de saber que tu eres tu y tus circustancias;  y que estas donde estas, porque has orientado tu vida hacia donde has llegado.

No digo que nos tengamos que conformar; lo que quiero decir es que tenemos que ser conscientes de que la felicidad y los logros estriban en esas pequeñas victorias del dia a dia,  en cosas diminutas. Aquellas que estan dentro del grupo de los sentimientos y tus sensaciones; esas cosas que perduran dentro de tu mente; a diferencia de las materiales, que pasan de moda, con una obsolescencia más o menos programada…

Disfruta, vive, goza tu dia a dia, y no permitas,  que nada ni nadie te amargue tu existencia.. Si a algo hemos venido a este mundo no es a perdurar en nosotros mismos; si no en los que nos quieren y los que dejaremos cuando nos marchemos.

Vive el hoy, el ayer, ya pasó, y el mañana está por llegar. Se un verdadero “Life Squeezer” y exprime tu existencia.

 

Pd.Vuelo Ámsterdam a Barcelona del día 9 de junio de 2016 escuchando a Muse su cancion Aftermath de su álbum Drones